Frente a la creencia generalizada que mantener un coche barato siempre sale más a cuenta que uno de gama media o alta, OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) demuestra mediante un estudio cómo los costes de mantenimiento y reparación de algunos vehículos de precio moderado terminan por encarecer de manera sustancial esa compra.

El análisis se ha centrado en los costes de mantenimiento y reparación de los 28 vehículos más vendidos en España y ha tenido en cuenta diversas variables como el carácter oficial de los talleres a los que se lleva el vehículo, las tarifas de mano de obra o la cantidad de horas necesarias para llevar a cabo las intervenciones de los coches.

De este informe se desprende que el precio medio del total de revisiones recomendadas para los primeros 100.000 kilómetros asciende a 978 euros cuando se trata de talleres oficiales, variando el número de revisiones recomendadas en función de la marca entre tres y seis visitas al taller.

El tiempo medio empleado para una revisión de mantenimiento alcanza la hora y diez minutos, estando el precio medio de la hora de mano de obra en taller oficial en 69 euros. Como señala OCU lo normal es que a menor número de revisiones menor será la cantidad de dinero a desembolsar.

Sin embargo, hay excepciones a este patrón en el caso de Ford, coches baratos de mantener a pesar de las cinco revisiones recomendadas, mientras que en el extremo opuesto estaría Mercedes, con costes de mantenimiento elevados a pesar de que son solo cuatro las revisiones recomendadas.

Uno de los resultados más sorprendentes del estudio llevado a cabo por OCU es el alto coste de mantenimiento de los vehículos de la marca Dacia, unos coches con precios de venta moderados, pero con altos costes de mantenimiento debido a la gran cantidad de tiempo necesaria para las revisiones, que llega a doblar en algunos casos a la requerida para revisar modelos más caros como el Opel Corsa 1.3 o el Nissan Qashqai.