El 60% de las empresas españolas considera que una buena gestión de los conductores es clave para ajustar los gastos de la flota, según datos del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), lo que para Arval, evidencia que comienzan a tomar conciencia de que la mitad de los costes destinados a sus coches dependen del buen o mal uso que los empleados hagan de ellos.

En este contexto, Arval acaba de poner en marcha en España su solución avanzada de telemática Arval Active Link, una plataforma común para todas las unidades de negocio de Arval, que países como Francia, Italia, Reino Unido y Países bajos ya tienen en funcionamiento, con el objetivo común de conseguir el 100% de la flota conectada en 2020.

A través de esta herramienta digital, el responsable de flota podrá monitorizar, en tiempo real y desde cualquier dispositivo conectado a Internet, tanto los vehículos como sus conductores, aumentando, al menos en un 10%, su eficacia y productividad. A través de un dispositivo instalado en el coche que capta los datos sobre su uso, el gestor obtendrá la información necesaria para tomar decisiones orientadas a aumentar la seguridad del conductor y rebajar la siniestralidad, minimizar la desviación del kilometraje a través del control de las rutas, o reducir el consumo de carburante.

Con Active Journey, el gestor podrá aumentar la productividad de los comerciales, que también garantizarán su privacidad distinguiendo entre uso privado y profesional del coche. A través del GPS, el gestor monitoriza los vehículos para saber su ubicación en cada momento y poder calcular tiempos de llegada, lo que resulta muy útil para localizar los coches más cercanos a los lugares de destino. Con la opción Active Sharing, podrá coordinar la flota de vehículos de conducción compartida, sabiendo quién es el conductor que está haciendo uso del coche y contar con informes para poner en marcha mejoras en las técnicas de conducción y optimización de usos.