Una serie de directivos de ASPA (Asociación del Automóvil del Principado de Asturias) se reunieron recientemente con el concejal de Promoción Económica y de Ciudad del Ayuntamiento de Avilés, Manuel Ángel Campa Menéndez, para exponerle la problemática existente en el municipio, que afecta tanto por la venta de vehículos en la calle como por la proliferación de locales dedicados a la actividad ilegal de reparación de vehículos.

Ambas partes coincidieron en el daño que esto provoca a la economía no solo de las empresas legalmente constituidas, sino también a la de las propias arcas municipales, puesto que estas actividades ilegales se realizan eludiendo el pago de todo tipo de impuestos.

ASPA, que representa a unas 800 empresas entre talleres de reparación y concesionarios del automóvil, valoró muy positivamente los resultados de este encuentro, donde se establecieron unas bases de colaboración, formando un sistema de denuncias que las remita desde la patronal al ayuntamiento y en la propuesta de modificación de la ordenanza municipal en materia de venta ambulante que impida la comercialización de vehículos en la vía pública.