El Automobile Barcelona, el nuevo Salón Internacional del Automóvil, aumentará un 30% el impacto económico que el evento generará para la ciudad, según ha explicado a EFE el presidente del salón, Enrique Lacalle. El certamen, que se celebrará entre el 11 y 21 de mayo en Fira de Barcelona, quiere avanzar en el concepto de salón del automóvil tradicional “que está pasando a la historia”, señala Lacalle, y evolucionar uniendo automoción y tecnología de la conectividad.

“El que no cambie, evolucione y vaya por este camino de la automoción y la tecnología, acabará desapareciendo”, ha dicho Lacalle, que ha asegurado que hace casi un año se empezó a “gestar” la idea de renovar el salón, porque se notaba cierto cansancio en torno al concepto de los tradicionales salones internacionales del automóvil en el mundo.

De hecho, el Automobile Barcelona será el único salón del automóvil del mundo que va a contar con firmas tecnológicas, como Google (a través de Waze), Facebook, Orange, IBM, Ericsson, Oracle y Hewlet Packard. En total serán 90 las firmas que participen en el evento, 30 de ellas automovilísticas, seis menos de este sector que las de la última edición de 2015, aunque compensados por la presencia de grandes firmas tecnológicas.

Por primera vez los coches de Tesla estarán presentes en un foro que debatirá sobre conectividad y este tipo de vehículos. Por su parte, el Grupo Volkswagen no estará en el certamen, aunque sí su filial española SEAT, además de la india Mahindra, Mercedes Benz, BMW,Toyota, Mazda, Lexus, Renault, Fiat, Ferrari, Kia, Infiniti, Nissan y Hyundai, entre otras.

En palabras del presidente, el objetivo del renovado Salón del Automóvil es “crear un producto” que se convierta en un “salón obligado”, donde todo el mundo de la tecnología y la automoción tenga que estar presente, y “que sea el principio de una historia de éxito”.

El renovado salón también pretende captar a un público más joven porque hace años la aspiración de los jóvenes era tener carnet de conducir, mientras que hoy lo primero es tener móvil. “Todo gira alrededor de este dispositivo”, explica Enrique Lacalle, quien considera “evidente” que había que ir “por esa línea”.