BMW Group, Intel y Mobileye han unido fuerzas para hacer que los conceptos de vehículos autodirigidos y movilidad del futuro sean una realidad. Las tres compañías están colaborando para llevar a la producción, en 2021, soluciones que permitan la conducción completamente automatizada.

Hoy, 1 de julio de 2016, los tres socios se han reunido en las oficinas centrales que BMW Group tiene en Berlín para expresar su compromiso por establecer un estándar industrial y definir una plataforma abierta para la conducción autónoma. La plataforma común abarcará del nivel 3 al 5 de la conducción automatizada, y estará disponible para múltiples distribuidores de coches y otras industrias que puedan beneficiarse de las máquinas autónomas y de su aprendizaje profundo.

Las compañías han acordado establecer una serie de metas claras y realizables para ofrecer coches completamente autónomos basados en una arquitectura de referencia común. A corto plazo, las compañías llevarán a cabo una prueba de conducción autónoma con un prototipo para la conducción altamente automatizada (highlyautomateddriving, HAD). En 2017 la plataforma se ampliará a las flotas con pruebas extendidas de conducción autónoma.

El camino hasta llegar a un mundo completamente autónomo es complejo y exigirá solucionesend-to-end que integren inteligencia en toda la red, desde las cerraduras de las puertas hasta los centros de datos. Las compañías de transportes del futuro deberán aprovechar las tecnologías de rápida evolución, colaborar con socios totalmente nuevos y prepararse para oportunidades disruptivas.

Junto a Intel y Mobileye, el Grupo BMW desarrollará las soluciones necesarias y los innovadores sistemas para una conducción completamente automática, con el fin de llevar esas tecnologías a la producción en serie en 2021. El modelo BMW iNEXT será el comienzo de la estrategia de conducción autónoma del grupo BMW y sentará las bases para las flotas de vehículos completamente autónomos, no solo en las autopistas sino también en entornos urbanos para favorecer las soluciones para la automoción compartida.

El Grupo BMW, Intel y Mobileye están convencidos de que las tecnologías de conducción automática harán que los trayectos sean más seguros y sencillos. El objetivo de la colaboración es desarrollar soluciones con visión de futuro que permitan a los conductores no solo soltar las manos del volante, sino alcanzar también el nivel denominado “Ojos fuera” (Nivel 3) y, en última instancia, el nivel “mente fuera” (nivel 4), transformando el tiempo que pasa el conductor en el coche a tiempo de ocio o trabajo. Este nivel de autonomía permitiría al vehículo, en un nivel técnico, alcanzar el estado final de viaje "conductor fuera" (nivel 5) sin un conductor humano dentro. Esto permitirá la existencia de flotas auto-conducidas para 2021 y establece la base para negocios completamente nuevos en un mundo móvil y conectado.