El 75% de la población mundial ya está conectada, una realidad que ha llegado también a la industria del automóvil para quedarse. Pero la movilidad del futuro empieza por el aparcamiento automatizado y conectado, área en la que Bosch es una empresa puntera en soluciones inteligentes, tal y como hemos podido comprobar durante un encuentro con la prensa, celebrado en la mañana del 19 de enero en las instalaciones centrales de la empresa en Madrid, donde se encuentra la fábrica de sensores de Bosch en la capital.

La compañía está ayudando al conductor en las maniobras de aparcamiento al automatizar gradualmente el proceso de estacionamiento, hasta conseguir que el vehículo aparque de manera completamente autónoma y evitar así los posibles accidentes, el 40% de ellos producidos al aparcar o maniobrar según Allianz. Durante la presentación ante los medios, Lorenzo Jiménez, responsable de Marketing Mobility Solutions de Bosch España, explicó algunos de los avances en 'smart parking', como el asistente de aparcamiento o 'Park Assist', sistema que calcula en décimas de segundo la mejor trayectoria para aparcar, las maniobras necesarias y el número de movimientos. El sistema asume el control de la dirección, mientras que el conductor sólo tiene que acelerar y frenar suavemente.

Por su parte, el sistema de cámara trasera marcha atrás ayuda al conductor en las maniobras marcha atrás, a través de una imagen de la cámara combinado con el sistema de ayuda al aparcamiento basado en sensores de ultrasonidos, mientras que el sistema multi-cámara, mediante cuatro cámaras de corto alcance instaladas en el vehículo, proporciona a los conductores una buena visión integral mientras aparcan. En cuanto a la frenada de emergencia en maniobras, los sensores de ultrasonidos monitorizan permanentemente el entorno alrededor del vehículo, detectando los obstáculos y objetos en movimiento hasta una distancia de cuatro metros.

En su camino hacia el aparcamiento completamente automatizado y libre de colisiones, Bosch lanzó al mercado, en 2015, el 'Remote park assist', sistema por el cual el conductor puede aparcar el coche desde su teléfono móvil. Todo lo que el tiene que hacer es presionar y mantener pulsado un botón en su llave o smartphone para que el coche maniobre automáticamente en la plaza de estacionamiento, previamente detectada y medida por los sensores de ultrasonidos. Además, la empresa está desarrollando el 'Home Zone park assist', cuya introducción en el mercado está prevista para 2019. Esta función está diseñada para maniobras recurrentes de aparcamiento, por ejemplo, en un garaje privado, de forma que el conductor sólo tiene que enseñar al sistema la maniobra una sola vez en una simulación y luego guardarla. Para ello, el coche utiliza doce sensores de ultrasonidos y una cámara de vídeo estéreo.

Búsqueda de aparcamiento

Bosch está desarrollando soluciones inteligentes basadas en la conectividad, capaces de simplificar la búsqueda de plazas libres y reducir el estrés mediante sensores especiales de ocupación en plazas de aparcamiento o parkings, que detectan e informan al conductor sobre las plazas disponibles; y a través de los propios sensores de ultrasonidos, empleándolos en la búsqueda de aparcamiento en las calles y conectándolos con la “nube”.

Dentro de la gestión activa de las plazas de aparcamiento, los sensores especiales de ocupación instalados en el pavimento indican si una plaza está libre u ocupada en un parking. Los sensores transmiten esta información de forma inalámbrica a un servidor, donde los datos se incorporan a un mapa digital en tiempo real. Los conductores pueden acceder a este mapa a través de sus smartphones o de internet, lo que les permite localizar una plaza disponible y dirigirse hacia ella.

Por su parte, la función 'Automated valet parking' permite que el conductor deje su vehículo en la entrada de un parking y, mediante una aplicación para smartphone, le ordene al coche que encuentre una plaza para aparcar. El aparcamiento totalmente automatizado requerirá una infraestructura de parking inteligente, sensores a bordo de los vehículos y conectividad. Bosch está desarrollando todos los componentes necesarios para el estacionamiento totalmente automatizado y prevé su introducción antes de 2020.

Cabe destacar también el aparcamiento comunitario de Bosch gracias al cual, y mediante los sensores de ultrasonidos del sistema de ayuda al aparcamiento, los coches identifican y miden los huecos entre otros aparcados, a medida que circulan junto a ellos. La información registrada se transmite a través de la unidad de control de conectividad a la 'Bosch IoT Cloud', donde se genera un mapa digitalizado de las calles. Según las previsiones, la compañía espera lanzar este sistema al mercado, como muy tarde, en 2018.