Brembo, firma especializada en el segmento de fricción, logró unos ingresos durante el pasado ejercicio de 2.073,2 millones de euros, un 15% más que en 2014.

En este sentido, el beneficio neto ascendió un 42,5%, hasta los 184 millones de euros, siendo las inversiones netas 154,1 millones de euros. La deuda financiera neta se establece en 160,7 millones de euros.

El presidente del grupo, Alberto Bombassei, expresó su satisfacción por los resultados obtenidos, que se “han conseguido gracias a la capacidad de la empresa para operar en mercados de todo el mundo, consolidándonos como una empresa de referencia global”.

El crecimiento ha sido impulsado por la ampliación de nuestro portafolio de productos y por nuestra presencia industrial, mediante la puesta en marcha de un sólido plan de inversión. Estos resultados han sido apoyados por los componentes italianos y europeos de la empresa, y los de otras áreas geográficas claves, como los Estados Unidos y China”, agregó acto segudo.

Respecto a este curso, las cifras de los primeros meses del año les hacen mirar al futuro con optimismo prudente, a pesar de los desafíos emergentes y de las nuevas oportunidades que están marcando actualmente la industria del automóvil.

Brembo, considera Bombassei, es capaz de aprovechar efectivamente estas oportunidades, debido al puntual cumplimiento de las inversiones previstas y al constante compromiso con la investigación y desarrollo, que permite adaptarse dinámicamente a los futuros desarrollos de la industria.