Las características y funcionamiento del filtro de aceite es el tema que centra uno de los últimos artículos del Blog Ruta 401 de Loctite, donde destaca que la función del engrase es interponer entre las piezas mecánicas sometidas a fricción una película lubricante que reduzca las fuerzas de rozamiento y evite pérdidas de potencia, disipe el calor que generan las piezas en fricción, proteja del desgaste y la corrosión, y elimine las impurezas.

Esta película de lubricante es tan delgada que puede llegar a ser hasta mil veces más fina que un cabello humano. Por este motivo, el aceite debe de ser de una calidad alta, que sea capaz de soportar las altas temperaturas del motor sin llegar a quemarse ni que se destruya dicha película. Asimismo, para garantizar la calidad del aceite es necesario sustituirlo en los plazos descritos por el fabricante y comprobar periódicamente que el filtro está en buen estado.

Dentro de los tipos de filtro de aceite, Loctite destaca, en primer lugar, el filtro de sellado, también denominado blindado o metálico. El aceite es propulsado por la bomba del cárter y llega al filtro por una tubería. Dentro del filtro pasa a través del material filtrante para llegar a los conductos de engrase del cigüeñal. El filtro, que puede ser de diferentes materiales, hace que el material filtrante que lleva en su interior se doble en forma de acordeón, oponiendo poca resistencia al paso del aceite. Si el filtro se obstruyera, se abriría la válvula de descarga, dando paso directo de aceite para evitar la falta de engrase.

Los filtros de cartucho, por su parte, realizan el mismo trabajo que los anteriores, pero no llevan carcasa metálica. Tampoco llevan válvula antidrenaje, sino que es el propio motor el que se encarga de hacerlo mediante una válvula que suele estar en la tapa del filtro.