Todos los sistemas de prevención de accidentes son sumamente positivos, aunque lo mejor que puede suceder es que el propio coche no te permita arrancarlo si no estamos en condiciones de conducirlo.

 

Mientras consiguen poner en práctica radares que son capaces de reconocer si superamos la tasa de alcohol sin que nos bajemos del vehículo, algunos fabricantes, como es el caso de Nissan, trabajan en analizar a la persona que está en el puesto de mando.

Los datos que maneja la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), agencia dependiente del gobierno de los Estados Unidos, y parte del Departamento de Transporte, indican que el 31% de los accidentes registrados en el país están relacionados con el consumo de alcohol.

De ahí la creación de sistemas como el DADSS (Driver Alcohol Detection System for Safety program), programa de seguridad que detecta el nivel de alcohol del conductor.

[iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/yykyT4YRw4A" frameborder="0" allowfullscreen ]