La Policía Nacional detuvo a una persona que se valía de sus conocimientos de mecánica para sustraer al menos 47 baterías de coches aparcados en la localidad de  Jerez de la Frontera (Cádiz)

La aventura duró unas semanas, hasta que agentes policiales consiguieron localizar y proceder a la detención de este individuo y su compañera, ambos naturales de Jerez.

El detenido se dedicaba a recorrer la ciudad por la noche hasta que localizaba un vehículo apropiado. Seguidamente comprobaba que no hubiera vecinos en la zona y forzaba el cierre del capó delantero. Entonces lo abría y extraía la batería.

Su pareja era la encargada de acudir a distintos negocios de chatarrería existentes en Jerez y su zona de influencia, para vender las baterías como procedentes de vehículos destinados al desguace.

Según informa la Policía Nacional, el detenido tenía predilección por los vehículos de un conocido fabricante francés de automóviles, pues tenía especiales conocimientos sobre la mecánica de esta marca en concreto.

Los agentes han podido recuperar un número elevado de baterías y devolver algunas de ellas a sus propietarios. Sin embargo, en otros muchos casos las víctimas no han podido reconocer los elementos procedentes de los coches de su propiedad.