En un artículo, ?"scar Montes Martínez, consultor en automoción, Car Business Services de TÜV SÜD Atisae, se pregunta cómo se llevará a cabo la distribución de recambios en el futuro. ¿Está el sector de la automoción preparándose? ¿La venta externa seguirá siendo tal y como la conocemos?

Citando a Woody Allen “Me interesa el futuro porque es el sitio donde vamos a pasar el resto de nuestras vidas”. Desde mi experiencia laboral he ido contemplando cambios continuos, apenas imperceptibles, pero que sumados, y por el transcurso del tiempo han ido conformando realidades diferentes sobre distintos ámbitos en el sector de la automoción, a lo que hasta hace unos pocos años era lo normal, lo “tradicional”.

Tanto la venta externa de recambios como los sistemas y métodos de distribución de los mismos han variado sustancialmente a lo largo de los últimos 20 años. ¿Y, en el futuro, que ocurrirá? No me cabe la menor duda de que seguirán evolucionando. Basta con imaginar las combinaciones de diferentes tecnologías tales como geoposicionamiento, CRM, Big Data, digitalización, conducción autónoma y la aparición de nuevos actores tales como por ejemplo plataformas globales tipo Amazon (e incluso de mayor especialización) para intuir que todo será diferente.

Sin embargo, y a pesar de todas las innovaciones tecnológicas futuras (algunas ya en presente), el factor humano cobrará -por contradictorio que pueda parecer en un principio- mayor importancia. La especialización, formación y adaptación para el desarrollo de dichas tecnologías, la gestión estratégica de todos estos recursos y su adecuada implementación, dependerá exclusivamente del talento y la actitud de todos los profesionales involucrados en dichas transformaciones. Este seguirá siendo el valor añadido: el grado de conocimiento y la implicación.

Por último, y antes de que mi próximo vehículo autónomo pida un recambio a una plataforma digital a través del CRM del concesionario, y que gracias al Big Data sepa mi tipo de utilización, y decida el mismo ir un sábado por la tarde a pasar él solito la revisión de mantenimiento, aprovecharé para disfrutar de un paseo en automóvil tal y como todavía algunos lo seguimos concibiendo.