La Comisión de Transporte y Turismo del Parlamento Europeo trabaja ya con el proyecto de regulación del acceso a la información técnica para la reparación de vehículos en Europa, según informan desde Conepa. El documento, elaborado por la Dirección General de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes de la Comisión Europea, se compone de 97 páginas y va acompañado de otras 341 de anexos.

Desde la Federación Española especifican que “no se trata de un proyecto específico referido a la posventa, sino que incluye los temas relacionados con ella dentro de un futuro reglamento muy amplio protagonizado por el automóvil en su conjunto, en el que se determinan nuevas bases para la homologación de tipo de los vehículos, así como de sus componentes individuales, y para el control técnico de los vehículos durante su vida útil a través de las inspecciones periódicas (ITV)”.

Bajo el punto de vista de Conepa, el asunto “Emisiones-Volkswagen” y el objetivo de que no se repitan situaciones parecidas en Europa ha influido claramente en los contenidos del proyecto. Asimismo, el Área Jurídica de la entidad señala que la Comisión Europea se ratifica en los argumentos que ya adelantó a Conepa en la correspondencia mantenida durante los dos últimos años en relación a este tema.

El espíritu de la Unión Europea se basa en que, tal y como se establece en el Reglamento regulador de la posventa (461/2010), en las directrices del mismo y en las directivas de protección del medio ambiente relativas al automóvil, el acceso a la información técnica debe ser abierto para todos los operadores (ligados a cada marca o independientes), sin que pueda haber trato discriminatorio entre unos y otros. Además, los costes de la información deben ser siempre razonables.

El proyecto se refiere también a la necesaria normalización y establece que los soportes en los que esté la información técnica de los constructores deben guardar una uniformidad, mediante estándares normativos (CEN).

En relación a la información de seguridad (y hace especial referencia a la reprogramación de las centralitas), se refiere a la creación de un protocolo especial para el acceso a ella por parte del Foro de Acceso a la Información de Vehículos, figura creada ya en el reglamento 692/2008 en su Artículo 13.9 (“El Foro estudiará si el acceso a la información afecta a los avances logrados para disminuir el número de robos de vehículos y formulará recomendaciones para mejorar los requisitos relativos al acceso a la información. En particular, el Foro aconsejará a la Comisión sobre la introducción de un proceso de acreditación para los operadores independientes a los que se vaya a autorizar a acceder a la información sobre características de seguridad de los vehículos”).

El proyecto de reglamento determina también, en su anexo número XVIII, que este tipo de información sólo podrá ser transmitida por medios electrónicos si se realiza a través de un sistema criptográfico seguro. A juicio de los técnicos de Conepa, “esta es la parte más compleja y la que más dudas nos plantea en cuanto a la materialización práctica del reglamento en su actual redacción para los talleres”. En relación a la ITV, la Comisión Europea apuesta por la necesaria independencia de las ITV con respecto a los fabricantes de vehículos y los talleres.