Nuestro país ha producido en enero y febrero de este año cerca de medio millón de vehículos, concretamente 497.874 unidades, un 7,59% más que en el mismo periodo de 2015. Febrero, por su parte, registró un crecimiento del 13,2% y 279.463 unidades.

El impulso del consumo interno, la mejora en los principales mercados europeos y la amplitud de exportación a otros países fuera de la UE se está traduciendo en un importante crecimiento para la producción de vehículos en España.

En este sentido, el sector del automóvil presenta una estructura productiva ligada a la especialización de sus fábricas. La asignación de nuevos modelos se basa en la competitividad de cada factoría, que están diseñadas para atender una demanda global.

Sin duda, hoy más que nunca sigue siendo necesario articular medidas que favorezcan la competitividad de los principales sectores industriales.