España es el sexto país de la Unión Europea con más puntos de recarga de vehículos eléctricos, con un total de 737 repartidos en todo el territorio nacional, según los últimos datos actualizados por el Parlamento Europeo.

Por delante están Reino Unido (5.067), Holanda (4.595), Francia (2.458), Alemania (2.033) e Irlanda (1.280), en una lista de 28 países que cierran Chipre y Malta, ambos sin ningún punto de recarga de vehículos eléctricos.

Sin embargo, España cae al decimocuarto puesto si se tiene en cuenta el número de puntos en relación al volumen de población, con un promedio de 15,78 estaciones por cada millón de habitantes.

En este sentido, Irlanda (278,80), Holanda (273,85), Estonia (113,98), Reino Unido (79,31), Austria (59,63), Portugal (51,30), Luxemburgo (46,55), Suecia (39,98), Bélgica (37,63), Francia (37,45), Dinamarca (29,27), Alemania (25,25) y la República Checa (19,02) anteceden a España.

Respecto a combustibles alternativos, España ocupa el duodécimo lugar en cuanto a las estaciones de gas licuado de petróleo, con 307, el noveno en gas natural comprimido (y el quinto en estaciones de suministro de hidrógeno, elementos que propulsan coches ecológicos.

El Parlamento Europeo reafirma que si circularan más coches eléctricos se reducirían las emisiones de CO2 y la contaminación en las ciudades. "Pero los consumidores no los compran porque apenas hay estaciones de servicio para recargar", se lamentan.

Para romper este círculo vicioso, el Parlamento Europeo estudia normas que exigirían que los estados pongan en marcha un número mínimo de estaciones hasta 2020.