El taller de Chiclana, en el que hace unos días se produjo un accidente laboral que dejó dos heridos graves, no disponía de los permisos necesarios para desarrollar esta actividad, informa el Diario de Cádiz. En este sentido, José Muñoz, secretario general de la Federación de Empresas del Metal de Cádiz (Femca), ha dado la voz de alerta con respecto a la proliferación de talleres mecánicos ilegales que funcionan en la provincia.

“Estimamos que en la provincia existen el mismo número de talleres ilegales que legales. Calculamos que hay unos 1.200 talleres, pues 600 cumplen la normativa y los otros 600, no”, ha destacado Muñoz, para añadir que un taller debe poseer al menos las licencias de Medio Ambiente, Industria y de apertura, “pero muchos de ellos no disponen de estas autorizaciones y lo que provoca es una competencia desleal con respecto a aquellos talleres que cuentan con todos los permisos”.

Según el responsable de Femca, lo más preocupante radica en el peligro que entraña reparar un vehículo en un taller ilegal, ya que implica un riesgo elevado para el propietario del turismo, así como para el resto de conductores. “Hemos detectado que hay talleres que incluso llevan 30 años abiertos sin licencia”, añade.

Además de recordar la campaña de Femca para evitar que sigan funcionado los talleres ilegales en la provincia, Muñoz ha querido solicitar una vez más a las administraciones que se intensifiquen los controles relativos a la legalidad o no de los talleres, así como de otros establecimientos que trabajan sin ningún tipo de licencia.