Fernando Alonso, el nuevo fichaje de Toyota Gazoo Racing de cara a la temporada 2018-2019 del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de la FIA, afirma que el Toyota TS050 Hybrid, con motor híbrido trasero de Denso, con el que competirá en las 24 Horas de Le Mans y en el resto de la Súper Temporada del WEC será el coche de referencia en la máxima competición de resistencia. “Tengo claro que estaré en Le Mans 2019 porque el objetivo no es sólo ganar, allí sino ser campeón del mundo de resistencia y para eso debes correr las ocho carreras. Confirmado que voy a hacer todas”, ha declarado el piloto.

Alonso, que se encuentra estos días en el Autódromo Internacional do Algarve, en Portimao (Portugal), realizando unos test con su nuevo TS050 Hybrid, afirma que “por el ahorro de combustible, por prestaciones,..., la tecnología híbrida es prácticamente imbatible. Se supone que vamos a ser el coche de referencia y si lo somos, vamos a disfrutarlo, a disputar las carreras sin errores por nuestra parte para sacar ventaja a esa circunstancia”.

A la hora de conducirlo, el piloto español explica que el TS050 Hybrid es un coche diferente a los que ha pilotado hasta ahora, destacando además que su adaptación al equipo Toyota Gazoo Racing WEC está siendo muy sencilla gracias a los años de trabajo de Toyota en las competiciones de resistencia.

Frente a un monoplaza de F-1, el Toyota TS050 Hybrid que llevará Fernando Alonso se distingue por un mayor número de sistemas de ayuda a la conducción. “Son coches diferentes. La mayor diferencia es la tracción total, que te cambia el modo de conducir, la forma de acelerar en la salida de las curvas. Hay una mayor libertad en los diferentes sistemas del coche que lo que existe en la F-1, como en el control de tracción y otros dispositivos de asistencia, que aquí está muy desarrollados, son muy sofisticados, y en la F-1 están prohibidos”. A la hora de conducir, Alonso señala que el piloto debe apoyarse mucho más en la electrónica que tienen este tipo de prototipos de resistencia, desarrollados para poder permanecer en pista muchas horas con extrema regularidad.

Respecto a la dinámica de trabajo de Toyota, el campeón español hace hincapié en las diferencias, fundamentadas principalmente en el tipo de competición que afronta de la mano de Toyoya Gazoo Racing WEC. “La manera de trabajar es diferente porque la competición y la forma de afrontar las carreras es diferente. Aquí se busca la resistencia y la fiabilidad total. No sin importar las prestaciones, pero son una segunda prioridad. Por tanto, los test están enfocados a la resistencia, a probar diferentes componentes del coche y llevarlos al límite. Y al piloto también. El modo de cómo debes afrontar cada turno es diferente a la F-1. Por tanto, el método de trabajo y la preparación es diferente”.