El diseño de una pantalla es el eje sobre el que se diseña el resto del habitáculo de un coche y el elemento en el que más tiempo se invierte: hasta un año y medio de trabajo y la creación de unos 1.000 bocetos. Según informa la web Hipertextual.com, no sólo hay que dibujar cómo va a ser, sino también crear la interfaz, los iconos o la interfaz del usuario. Por ejemplo, una pantalla de un vehículo moderno puede contar con hasta 3.000 iconos y pictogramas diseñados en exclusiva para el modelo.

El equipo que trabaja en el diseño de una pantalla, formado por hasta 30 personas, cuenta con expertos para que todo esté integrado dentro del interior del vehículo, que se encargan de las labores de conectividad, simulación de aplicaciones y UX.

De esta tarea depende la integración de todos los dispositivos que deben incluirse en el coche, que tienen que poder manejarse evitando las distracciones. Por ello, se suelen situar las pantallas a la altura de los ojos.