La Industria 4.0 en el sector de automoción ha sido el tema central de la jornada organizada por Ifema Motor en el marco de Matelec Industry, el Salón Internacional de Soluciones Tecnológicas para la Industria y Smart Factory. En colaboración de ANFAC, Sernauto y Madrid Clúster Automoción (MCA), el encuentro, celebrado el 27 de octubre, contó con la participación de expertos que destacaron la necesidad de acometer cambios en el proceso industrial y en el modelo de negocio para afrontar tanto las necesidades que la sociedad demanda, como el reto que supone ganar posiciones competitivas, la reducción de costes y el incremento medio de la facturación.

En su intervención, Miguel Aguilar, director de Ifema Motor, hizo hincapié en los cambios acometidos en la fabricación española y también en la automoción, que ha hecho “muy bien sus deberes” y que “ya está en la Industria 4.0”, con el apoyo también de la industria de componentes. “El cambio ha sido enorme y obligado por la presión de la demanda desde el punto de vista de la motorización, digitalización y robotización”, para “entender lo que quiere el consumidor y fabricarlo de la manera más rápida posible al menor coste”.

En representación de la Administración, Francisco Javier Martín García, asesor del Gabinete de la Secretaría General de Industria y Pyme del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, explicó a los presentes los planes estratégicos del organismo para acometer la llamada “cuarta revolución industrial”. El Proyecto “Industria Conectada 4.0” aborda cuatro grandes áreas: concienciación y formación para el desarrollo de competencias relacionadas con industria 4.0; creación de entornos colaborativos y plataformas para favorecer la comunicación e intercambio de ideas entre sectores industrial y tecnológico; impulso a habilitadores digitales; y apoyo a la evolución digital en la industria.

En palabras del asesor, la transformación digital incide en los modelos de negocio y en el proceso productivo, pero la Industria 4.0 también incide en una serie de retos: diseño colaborativo, flexibilidad y eficiencia, tamaños de series y tiempos más cortos, modelos logísticos inteligentes, transformación de canales, predicción de las necesidades, hiperconectividad, trazabilidad multidimensional, especialización y ecosistemas industriales de valor, sostenibilidad,y también en el ámbito del producto, como la personalización y las soluciones digitales.

Concienciación, gestión y liderazgo

A continuación, Donia Razazi, director de S&F Consultans, resaltó los desafíos del sector automoción ante esta transformación, como la necesidad de conocimiento para identificar las posibilidades que ofrece, el convencimiento de los líderes de las empresas para la gestión del cambio, así como contar con recursos económicos y colaboradores clave en el proceso.

Por su parte, Jordi Pelegrí, Business Development Manager de Universal Robots, mostró ejemplos de BMW, Continental y Shark donde interactúan equipos de producción de robótica colaborativa con los propios operarios, para mejorar la competitividad y evitar trabajos repetitivos que un robot puede realizar sin problema. Además, el ponente resaltó el potencial que la industria 4.0 puede encontrar en las pymes, el 98% del tejido empresarial español y el 97% a nivel mundial. Pero, para su adopción, el coste del producto debe ser asequible; el retorno de la inversión menor a 18 meses en la mayoría de los procesos; su uso más flexible y la programación mucho más fácil.

También tomó parte en la jornada Miguel Ángel Granda, director de I D de Bosch, quien destacó cómo la compañía alemana ha adoptado la Industria 4.0 en sus plantas de fabricación, de forma que ha transformado los datos y la información obtenida en conocimiento para que el producto se fabrique de una manera más rápida utilizando menos recursos, para ser más competitivos y adelantarse a su competencia. En la adopción de estas herramientas, como sensores, software y nuevos servicios, “nadie sobra en la organización”, apuntaba Granda. “Las personas y las colaboraciones juegan un factor decisivo para crear conocimiento a partir de los datos”.

Finalmente, Xavier Conesa, director general de Tecnomatrix, habló de los problemas que surgen a la hora de adoptar las nuevas soluciones tecnológicas, como la falta de orientación al cliente. “Debemos adaptarnos con una mayor flexibilidad a la producción personalizada y series cortas que ahora nos demandan”, explicó el ponente al auditorio, quien también mostró las prestaciones de la herramienta digital Kapture by Tecnomatrix, que permite a las empresas analizar los datos desde diferentes fuentes de la fábrica a través de un funcionamiento intuitivo y de fácil implementación.

La jornada “Industria 4.0 y sector automoción” concluyó con una mesa redonda, moderada por Miguel Aguilar, en la que participaron Alberto Jurado, ingeniero del Área Técnica de ANFAC; José Manuel Pequeño, presidente de MCA; y María Luisa Soria García-Ramos, secretaria general de Sernauto, quien destacó, entre otros datos, que los fabricantes de componentes ya aportan el 75% del valor del vehículo, un porcentaje que sigue creciendo.