Infiniti Barcelona, concesionario de la marca Premium japonesa en la ciudad condal, estrena instalaciones en el Passeig de la Bonanova, que mantiene las características líneas de diseño de Infiniti y ha duplicado su superficie. De los 700 metros cuadrados del centro de la Diagonal, ha pasado a conquistar más del doble, 1.500 metros cuadrados, que permiten ofrecer una oferta más amplia de exposición de vehículos nuevos y seminuevos, además de vehículos de pruebas.

Para Sergi Rueda, director de Infiniti Barcelona, “el objetivo de este cambio de ubicación es poder ofrecer más accesibilidad y comodidad al cliente en esta conocida y céntrica calle de la ciudad condal. El principal objetivo de nuestra red de concesionarios de Quadis es ofrecer un trato enfocado al cliente, y por esta razón intentamos optimizar en todo momento la presencia y ubicación de nuestros centros”.

La marca Infiniti ha obtenido resultados récord en 2016: ha cerrado el último ejercicio con más de 230.000 vehículos vendidos en todo el mundo, un aumento de 7% con respecto al año anterior. Por su parte, Infiniti Barcelona forma parte de la red de concesionarios de Quadis.