En los últimos diez años, el 44% de los niños fallecidos (90) y el 30% de los que resultaron heridos graves en accidente de tráfico iban sin el Sistema de Retención Infantil (SRI) obligatorio, según datos de la DGT. A la falta de concienciación se une la difícil situación económica por la que aún atraviesan muchas familias, con 3,7 millones de desempleados, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa y con cerca del 28% de la población en riesgo de pobreza o exclusión. Circunstancias que pueden hacer que sea complicado afrontar el gasto de una “sillita” de calidad.

Para ayudar a aquellas familias que no tienen recursos suficientes para garantizar la seguridad de sus hijos cuando viajan en coche, Fundación Línea Directa, Fundación Cepsa, Fundación Pons, Fundación Seur y Midas se han unido por primera vez en el ámbito de la Seguridad Vial para realizar la campaña solidaria “Ningún niño sin sillita”, presentada el 21 de febrero en Madrid, con la participación de Pere Navarro, ex Director General de Tráfico, como impulsor de la acción.

El autor de 'best sellers' de literatura infantil y juvenil, Jordi Sierra i Fabra, ha escrito en exclusiva para esta iniciativa “El semáforo aburrido”, un relato dirigido a niños de entre ocho y once años, con el que el escritor quiere concienciar a los más pequeños sobre la importancia de la Seguridad Vial.

El importe recaudado a través de las ventas de este cuento solidario irá destinado íntegramente a adquirir las “sillitas” para que los niños de familias con dificultades económicas viajen seguros en coche, con un SRI homologado y de calidad. “El semáforo aburrido” está disponible a través de Amazon en formato e-book (a un precio de 2,99 euros) y en papel en impresión bajo demanda (a un precio de 6,99 euros), hasta el próximo 31 de mayo cuando finalice la campaña solidaria.

La selección de las familias destinatarias de los Sistemas de Retención Infantil (SRI) será realizada por un Comité de Evaluación de Fundación Seur de entre todas las solicitudes que se reciban a través de un formulario disponible en la página web de la Fundación Línea Directa.

En la presentación de la campaña, Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa, ha resaltado que “con esta iniciativa nos hemos propuesto lograr al menos 90 Sistemas de Retención Infantil, un número que equivale a los niños que han fallecido en nuestras carreteras durante la última década y que viajaban sin la sillita obligatoria”.

Por su parte, Belén Candenas, directora operativa de la Fundación Cepsa, ha comentado que “la seguridad es uno de los valores que impulsa nuestra Fundación, desde donde promovemos la prevención y la sensibilización como la mejor defensa para eliminar los riesgos. Y es aquí donde se enmarca nuestra participación con la Fundación Línea Directa, con la que hemos colaborado ya en anteriores ocasiones impulsando iniciativas para fomentar otros ámbitos de la seguridad vial.”

María Jesús Magro, directora general de Fundación Pons, ha querido hacer hincapié en la importancia de la enseñanza en Seguridad Vial. “Una de las principales misiones de nuestra Fundación ha sido concienciar sobre la importancia de la seguridad vial. A pesar de que la situación ha mejorado considerablemente, aún queda mucho por hacer. Debemos incidir directamente en campañas de formación a los padres, ya que menos del 40% recibe ayuda de un profesional para ajustar por primera vez la “sillita” y casi un cuarto compra el primer SRI una vez que el bebé ha nacido, sin apenas información”.

También Ramón Rueda, director general de Midas España, ha destacado que la participación de la empresa en esta acción está incluida en su programa de Responsabilidad Social Corporativa “Bebé Seguro”. “A través de esta iniciativa de Midas, concienciamos a todos los padres de la importancia de promover la seguridad de bebés y niños en el interior del vehículo, así como para que tengan una mayor sensibilidad sobre la protección infantil en la carretera”. Por último, Ramón Mayo, presidente de Fundación Seur, ha comentado que “es importante ayudar a aquellos niños cuyas familias no tienen recursos, para que tengan la misma seguridad en el coche que el resto de niños”.