BYD acaba de anunciar la apertura en China de la fábrica de baterías para coches eléctricos más grande del mundo, que podría alcanzar una capacidad de producción de 24 GWh en 2019 y de 60 GWh en 2020, según una información de la agencia Bloomberg.

La planta, que cuenta con una inversión superior a los 1.500 millones de dólares, cubrirá una superficie de un millón de metros cuadrados en los que habrá líneas de producción totalmente automatizadas y un centenar de robots para logística y producción, tanto de baterías propias como para otras marcas de automóviles chinas y europeas.

BYD prevé, además, el desarrollo de baterías basadas en NCM 811, que cuentan con un 80% de níquel, un 10% de cobalto y un 10% de manganeso de cátodo.