La Guardia Civil ha denunciado a un hombre de 43 años de edad, responsable de una nave situada en una localidad burgalesa de La Ribera, en cuyo interior se realizaban trabajos de reparación de vehículos, careciendo de toda clase de permisos y autorizaciones para legalizar el negocio, informa el portal Burgosnoticias.com.

No es la primera vez que esta persona había sido detectada realizando trabajos fraudulentos, siendo denunciada en 2012 y 2016 al ejercer ilegalmente dicha actividad ocupando entonces otras naves.

Trasladados a la nave que se encontraba con las puertas abiertas, los agentes del Seprona pudieron comprobar a simple vista desde el exterior, actividades propias de un taller de chapa y pintura y varios vehículos pendientes de reparación, verificando que sus propietarios eran ajenos al negocio.

En presencia del responsable se realizó una inspección al interior del establecimiento, verificando que se encontraba acondicionado y dotado de la instrumentación y herramienta profesional necesaria para la reparación de los vehículos, con cabinas de pintado y lijado. En el interior de esta última se había instalado una chimenea para la extracción del polvo producido y facilitar así su salida al exterior que, por otra parte, se realizaba directamente y sin sistema de filtrado.

Al ser requeridas al responsable las autorizaciones y licencias necesarias para realizar la actividad y apertura del negocio, así como para la gestión de los residuos ocasionados, no presentó ninguna documentación que acreditase la lícita actividad, por carecer de ellas.