La industria del automóvil en Argentina produjo 42.159 unidades menos entre enero y julio de 2016, lo que supone un 14% menos que en el mismo periodo del año anterior. Según leemos en un artículo del periódico argentino Río Negro, la caída llega al 44% si se comparan los niveles de producción del último año con los primeros siete meses de 2013.

Las causas hay que buscarlas en el parón que experimenta la actividad económica tanto en Argentina como en los países limítrofes. Aportando datos de la Asociación de Concesionarios de Automóviles de la República Argentina (Acara), las matriculaciones de camiones se desplomaron un 19,6% en lo que va de 2016. Pero el factor determinante es la crisis que vive Brasil, principal destino de las exportaciones argentinas de automóviles.

Hasta 2014, año previo al comienzo de la recesión brasileña, la mitad de la producción nacional de Argentina tenía como destino Brasil, mientras que la proporción se redujo al 40% de 2015, y al 32% de este año, de acuerdo a los datos de la Asociación de Fabricantes de Automóviles, lo que se traduce en 47.688 unidades menos enviadas al exterior. Comparado con 2013, la caída de las ventas al exterior alcanza el 61%.