El 35% de las averías en verano son causadas por algún elemento perteneciente al sistema del aire acondicionado, ya sea rotura del compresor o fugas en las tuberías, según datos del Grupo Red Europea de Garantías de Vehículos (REGV) recogidos en el Blog Ruta 401 de Loctite, que dedica una de sus últimas entradas a explicar las principales averías en el circuito del aire acondicionado.

Una avería en el aire acondicionado por pérdida de gas afecta al compresor, porque van solidarios, y la avería puede ascender hasta incluso los 1.000 euros de reparación. Por eso, uno de los principales problemas es la fuga de gas, producida porque las tuberías sufren un desgaste, se vuelven porosas y dejan escapar el gas refrigerante. Otro elemento a tener en cuenta es el filtro de polen, el cual debe cambiarse cada 12.000 kilómetros aproximadamente.

En su artículo, Loctite explica las partes que tiene el aire acondicionado, sus elementos (filtro de habitáculo, botella deshidratante, válvula de expansión, evaporador, compresor y condensador), o los síntomas para detectar averías.