Además de en coches de gama alta, las cajas de cambio automáticas, o pilotadas, se montan ya en cualquier tipo de vehículo, motivo por el cual el taller se encuentra, cada vez más, una gran demanda de reparación de estos sistemas cuando el vehículo está fuera de garantía, recoge un artículo del Blog Ruta 401 de Loctite, en el que se explica cuándo y cómo se repara la caja de cambios automática.

Existen varias opciones si la caja de cambios falla y el coche está fuera de garantía oficial. La primera de ellas es ir al concesionario, donde darán al cliente la opción de sustituirla por una de intercambio o de reconstruirla. Es muy costosa, por lo que el cliente buscará, previsiblemente, una opción más económica.

Por eso, la segunda alternativa es buscar un cambio en el desguace, opción que hay que descartar en un 99% de los casos, ya que hay diferencias claras entre las cajas y los vehículos donde van a ir montadas que hacen que la operación resulte imposible. La tercera opción es buscar a un profesional que repare la caja igual que se haría con un motor, pero es un tipo de profesional que no abunda mucho.

Una vez que el vehículo ha caído en manos adecuadas, el proceso de reparación de la caja de cambios pasa por, en primer lugar, efectuar un diagnóstico exhaustivo de la avería. Alrededor de un 50% de las averías en las cajas de cambio automáticas están fuera, por lo tanto es un dato que hay que valorar para evitar reparar una caja a la que no le pasa nada. Otro alto porcentaje de averías son causadas por la falta de mantenimiento de los cambios automáticos.