El hecho de limpiar el motor siempre ha sido motivo de debate, según refleja un artículo del Blog Ruta 401. Por un lado, están los que afirman que es indispensable; por otro, los que dicen que sólo sirve para provocar daños en sus componentes. “La realidad es que, dependiendo de cómo se haga, ambas opiniones son válidas”, afirman desde Loctite, que aconseja tomar ciertas precauciones a la hora de limpiar un motor.

  • Disponer de un entorno adecuado, ya que se requiere un lugar que tenga un sistema de tratamiento de aguas residuales, ya que se verterán diferentes líquidos.
  • Colocar el vehículo en una posición horizontal y elevada, para poder acceder a los bajos del motor, que es la parte donde se suele acumular más suciedad.
  • Cubrir con plásticos aquellos elementos más frágiles o susceptibles de ser dañados.
  • Desenchufar los bornes de la batería.
  • No aplicar agua a presión de forma directa sobre las partes más sensibles del motor.
  • No limpiar el motor cuando todavía está caliente, ya que esto podría provocar un choque térmico al aplicarle agua fría.
  • Utilizar el limpiador de motor adecuado en cada caso o para cada pieza, así como contar con el equipo necesario (brochas, cepillos, pistola de agua o material para proteger partes sensibles).
  • Si se usan desengrasantes o productos similares, hay que tener siempre en cuenta las recomendaciones del fabricante en cuanto a cantidades y mezclas.
  • Al finalizar la limpieza, se recomienda dejar el coche al ralentí unos minutos para que se vaya evaporando toda la humedad.

Dentro de su gama de productos, se encuentra Loctite SF 7840, un desengrasante en base agua sin compuestos orgánicos volátiles, no inflamable, que elimina grasa, aceite, alquitrán, suciedad incrustada, etc. y se puede diluir con agua. También existen productos específicos para determinadas partes del motor, como es el caso de Loctite LB Valve Grind, indicado para la limpieza, rectificado y esmerilado de válvulas, o Loctite SF 7039, un aerosol con alto poder impermeabilizante que permite limpiar partes del motor expuestas a contactos eléctricos o bornes de baterías.