El vicepresidente ejecutivo de ANFAC, Mario Armero, ha participado junto a Teresa Santero, profesora de IE Universidad y ex secretaria general de Industria, en el debate “Una nueva política industrial para España”, organizado por el Club Diálogos para la Democracia. José Morales, director territorial de Ibercaja Madrid y Noroeste, fue el encargado de abrir el encuentro, celebrado el 18 de enero, que ha estado organizado y moderado por Miguel Sebastián, ex ministro de Industria y profesor titular de Economía de la Universidad Complutense.

Mario Armero ha resaltado la importancia del sector industrial para nuestro país, que supone un 14% del PIB total español. En sus palabras, la industria es “la actividad con mayor productividad y valor añadido de la economía, dinamiza el conjunto del tejido empresarial, crea empleo estable y de calidad y genera un alto volumen de riqueza y crecimiento económico en sus lugares de implantación”.

Dentro de esta actividad industrial española, destaca el sector fabricante de vehículos, segundo a nivel europeo (primero en construcción de vehículos comerciales) y octavo a nivel mundial. De los 90 millones de vehículos que se vendieron en todo el mundo en 2017, el 3,3% se había fabricado en España. “Y en muy pocas cosas alcanzamos ese porcentaje a nivel mundial”, añadía Armero, que durante el debate dejaba claro que es necesario aumentar el tejido industrial ante los cambios que se avecinan, porque “sin industria no hay futuro, ni para España ni para Europa”.

La industria española fabricante de vehículos, “un tesoro que tenemos que cuidar” en palabras de Mario Armero, juega un papel destacado en esta nueva era industrial: digitalización, fabricación aditiva, tecnología 3D. El vicepresidente ejecutivo de ANFAC recordó que de los 34.500 robots que hay en el la industria española, el 56% está en el sector de automoción. “Pero tenemos que seguir avanzando”, subrayaba. “Lo primero que necesitamos es concienciar de la importancia de la industria y, si no queremos perder esta nueva ola, necesitamos un pacto de Estado por la Industria que permita desarrollar las medidas y políticas de Estado que configuren, en su conjunto, una política industrial sostenida en el tiempo”. Armero hizo referencia como un buen precedente a la Declaración por la Industria, firmada por los sindicatos CC.OO y UGT, junto con la Alianza por la Competitividad de la Industria Española.

Entre las propuestas de ANFAC para potenciar la industria, el responsable enumeró una política energética estable, medidas de infraestructuras logísticas y de transporte que permitan mejorar la competitividad de nuestros productos, pero también conexión con los mercados exteriores, o una gestión de la I D i para un desarrollo tecnológico y digital que potencie la actividad innovadora de las empresas.

En opinión de Mario Armero, tampoco hay que descuidar el talento que existe en nuestro país. Debería potenciarse la formación, enfocada a los nuevos retos, con un mejor aprovechamiento de los fondos ya disponibles para ello. En este sentido, la formación profesional dual, que combina la educación con la inserción en centros de trabajo, resulta vital para afrontar el futuro con éxito.

De igual forma, destacó en su intervención el altísimo nivel que tienen los profesionales de la industria española fabricante de vehículos. “Tenemos ejecutivos con máximas responsabilidades a nivel mundial -como José Vicente de los Mozos en el Grupo Renault, Francisco Javier García Sanz dentro del Grupo Volkswagen, y otros- con una visión global y un gran talento que, como país, deberíamos aprovechar más”.