La industria automoción de México, la cuarta exportadora de automóviles a nivel mundial, no aprecia la actual desaceleración económica global como un freno en su camino de lograr el objetivo de producir cinco millones de vehículos en 2020, un 47% más que en el último año.

En este sentido, el vicepresidente de Relaciones Corporativas de Volkswagen de México, Thomas Karig, expuso que el mercado de Estados Unidos, el principal destino de los coches mexicanos, no crecerá en doble dígito como en años anteriores, pero mostrará un nivel muy alto a corto plazo.

“El mercado interno está creciendo en forma muy sólida y el mercado europeo está creciendo bien. En Latinoamérica el foco rojo es Brasil pero, por lo demás, los otros mercados están sosteniendo una demanda muy robusta. En ese sentido el pronóstico es optimista”, apuntó seguidamente el directivo de la firma alemana.

México rompió récords de producción, exportación y venta interna en 2015, lo que ha llevado a la industria automoción a aportar el 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, remarcó Herman Morfin, director de Comunicación Corporativa de Nissan Mexicana.

El país produjo 3,4 millones de unidades el año pasado, de las cuales exportó 2,8 millones, el 82% a Norteamérica, Europa, Sudamérica y Asia, afianzándose como el séptimo fabricante a nivel global.