Los fabricantes del sector desvelarán, a lo largo de esta semana en el Salón del Automóvil de Ginebra, toda una flota de nuevos vehículos equipados con tecnología Delphi, diseñados pensando en la seguridad y la conectividad de los pasajeros, siempre con un máximo respeto por el medio ambiente.

En este sentido, un gran número de modelos Ford, incluido el nuevo Focus, están equipados con el galardonado radar de escaneo electrónico (ESR) de Delphi, que habilita el control de velocidad autoadaptable con alerta delantera.

Delphi ha desarrollado los conectores del sistema de retención de seguridad (SRS) "más innovadores hasta la fecha", que activan la respuesta de los airbags en situaciones críticas. Sus conectores SRS actualmente forman parte del equipamiento de los modelos Audi S1 y TT, Mercedes-Benz Clase C, Peugeot 308 SW, Qoros 3 Hatch y Volkswagen Polo.

Por otra parte, la demanda de tecnología de inyección directa de gasolina (GDi) va en aumento y está previsto que en 2020 casi la mitad de los motores de gasolina dispongan de ella.

El sistema GDi de Delphi reduce significativamente las emisiones de CO2, además de ser un referente en el sector por su bajo nivel de ruido, lo que para los clientes supone una cuestión clave. A día de hoy equipa al nuevo Peugeot 308 SW.

De igual forma, el sistema common rail diésel para vehículos ligeros Multec de Delphi forma parte del equipamiento del nuevo Mercedes-Benz Clase C y del Volkswagen Polo.

Gracias a su diseño inteligente con inyector solenoide con servoválvula equilibrada, este sistema resulta extremadamente rápido y cuenta con un rendimiento de inyección similar al de las competitivas tecnologías servo-piezo.

Finalmente, las antenas de Delphi ofrecen a los fabricantes flexibilidad a la hora de contar con varios sistemas de recepción de alto rendimiento sin sacrificar el estilo.

Su tecnología para antenas más novedosa está presente en los nuevos modelos BMW Serie 2 Active Tourer, Citroën C4 Cactus, Ford Focus, Mercedes-Benz Clase C y Clase S Coupé.