El Centro de Inserción Social Joaquín Ruiz Jiménez, de Palma de Mallorca, ha ayudado a que 31 reclusos pudieran desarrollar dos cursillos de formación, organizados por la Obra Social de La Caixa.

Los internos aprendieron conocimientos y técnicas de carrocería de vehículos y cocina, destinados a encontrar un puesto de trabajo cuando recuperen su libertad. Las actividades se han hecho dentro del programa 'Reincorpora'.

Quince de los internos se apuntaron al curso de auxiliar de mantenimiento de carrocerías de vehículos, diseñado en la colaboración de la Cooperativa Jovent y la Associació GREC.

El cursillo, impartido de marzo a junio, constó de una parte teórica, que cada estudiante preparó de manera individualizada, y de prácticas con coches y reparaciones reales en un taller de Jovent.

Asimismo se buscaron chapistas externos para que los internos pudieran hacer prácticas en sus talleres. Según fuentes de La Caixa, ya se han conseguido "seis inserciones laborales" en estos talleres.