Una nueva Red de Alerta (Nº: CCAA-14/2018) de la Agencia Aecosan advierte de que, en los Mazda CX7 (ER) y CX9 (TB), es posible que el agua pueda entrar durante la conducción en el interior de la rótula del brazo inferior de la suspensión delantera.

Si la conducción tiene lugar por carreteras con presencia constante de agua salada, se puede crear corrosión en el interior de la rótula derivando en un ruido producido en su interior. Si el vehículo se conduce constantemente en esta condición, en el peor de los casos, la rótula puede separarse causando pérdida del control de la dirección

En consecuencia, la empresa Mazda Automóviles España ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Comunidad de Madrid el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los clientes de los vehículos afectados para sustituir los brazos inferiores de la suspensión delantera.