Tenneco lanza una tecnología de suspensión digital completamente nueva de primer equipo para una amplia gama de aplicaciones a nivel global. Denominada DRiV, ofrece beneficios en relación a la suspensión y el manejo, resultando especialmente adecuada para el segmento de los camiones ligeros.

DRiV es una tecnología de amortiguación adaptativa que se ajusta automáticamente a las condiciones de la carretera, mejorando el manejo y el control, al mismo tiempo que proporciona una suspensión suave y cómoda. Su exclusiva arquitectura de amortiguación digital tiene un diseño modular y no requiere una compleja unidad de control electrónico (ECU). La electrónica, los sensores y los controles de software se encuentran directamente en el amortiguador, lo que permite que DRiV sea fácil de integrar en suspensiones ya existentes sin necesidad de un amplio rediseño de los sistemas mecánicos y eléctricos del vehículo.

Su diseño, fácil de integrar y económico, aborda los retos principales que presenta la suspensión de los 'pick-up', reduciendo las sacudidas y los rebotes, y mejorando el “hundimiento de la carrocería en frenada” o tendencia a que el morro del vehículo baje durante la frenada, especialmente en condiciones de mucha carga.

Como parte de la familia de suspensión inteligente de Monroe de soluciones de suspensión, el sistema DRiV incorpora un módulo de puerta de enlace simplificado, que proporciona ciberseguridad y comunicación con el bus CAN (Controller Area Network) presente en el vehículo.