Los fabricantes de vehículos Toyota Motor y Suzuki Motor han llegado a un acuerdo de colaboración en materia de investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que podría ampliarse a otras áreas en un futuro, según informa Eleconomista.es citando medios japoneses. Esta cooperación incluiría el desarrollo de sistemas de conducción autónoma y la tecnología necesaria para seguir cumpliendo con los estándares globales de emisiones.

Por un lado, Toyota considera necesario potenciar la cooperación con otros fabricantes de vehículos para mantener su influencia en un sector en el que cada vez tienen más peso compañías no tradicionales como las empresas de tecnología. Para Suzuki, Toyota supone un gran aliado tras concluir su vinculación de capital y negocio con Volkswagen en agosto de 2015.

La cooperación entre Toyota y Suzuki se enmarca en la actual tendencia hacia la consolidación de la industria nipona del automóvil, después de que la primera se hiciera con la propiedad total de su subsidiaria de minivehículos Daihatsu Motor, y de la compra del 34% de Mitsubishi Motors por parte de Nissan Motor.