La enseñanza de las redes comerciales es un factor fundamental en la penetración de mercado del vehículo eléctrico. TÜV SÜD Atisae aporta en este sentido lo mejor de los “dos mundos”, según explica en el siguiente artículo Fernando Abad Rodríguez, responsable de Formación Técnica, Car Business Services, de TÜV SÜD Atisae.

“Los vehículos eléctricos son ya una realidad, forman parte de nuestro entorno y desde luego han llegado para quedarse. Los fabricantes automovilísticos han apostado por ellos y, actualmente, constituyen uno de los pilares fundamentales en sus estrategias comerciales, con un grandísimo potencial de crecimiento. De igual manera, el VE forma parte de las grandes apuestas de las Instituciones Públicas, que están apoyando su promoción para impulsar iniciativas hacia la movilidad sostenible”.

“Sin embargo, la introducción de la tecnología del vehículo eléctrico en el mercado se está produciendo más lentamente de lo deseado. Aunque se trata de una tecnología conocida desde hace muchos años, su implantación, como una solución de movilidad sostenible alternativa frente a los vehículos que utilizan combustibles fósiles, es disruptiva y precisa de un periodo de aceptación para superar las barreras tecnológicas, de precio y de formación”.

“Desde nuestra experiencia de trabajo realizada con las redes comerciales, observamos cómo el vehículo eléctrico genera con frecuencia en los agentes comerciales un gran recelo y dudas durante el proceso de venta, llegando incluso a provocarles una sensación de inseguridad y “bloqueo” al no ser capaces de responder con certeza al cliente”.

La venta del vehículo eléctrico es más consultiva que la venta tradicional de un vehículo de combustión interna, necesita de una mayor dedicación. Se requiere, además de los conocimientos propios de esta nueva tecnología, de otros conocimientos que van inherentes a este tipo de vehículos, como son todos los relacionados con las infraestructuras de recarga y aspectos legales, asesoramiento imprescindible en el proceso de venta”.

“Así pues, la 'mochila de conocimientos' técnicos y comerciales que se precisa es amplia. En TÜV SÜD Atisae lo sabemos, por eso venimos aunando en nuestras formaciones lo mejor de los 'dos mundos', el técnico y el comercial. Esta fusión de conocimientos y experiencia nos permite facilitar a nuestros clientes los niveles de formación más adecuados, tan necesarios para lograr el éxito comercial de los vehículos eléctricos”.