Dalia Research realizó a finales de verano un estudio en el que intentaba conocer cómo de receptores somos los europeos ante la posibilidad de comprar un coche eléctrico. Según sus conclusiones, recogidas por Hipertextual.com, el 58% de los 11.754 encuestados considera comprar un vehículo de estas características en los próximos años gracias a la llegada de modelos que ofrecen soluciones, mientras que el 22% apoyaría un incremento de impuestos a los coches más contaminantes.

Por países, Italia ocupa la primera posición, ya que un 79% de los encuestados valoraría comprarse un coche eléctrico, seguida por España, donde respondieron afirmativamente el 69%. En Polonia, el dato asciende hasta el 56%, seguido muy de cerca por Francia (55%), Alemania (54%) y Reino Unido (52%).

Asimismo, la gran mayoría de los potenciales clientes estaría esperando a la llegada de futuras ofertas de vehículos eléctricos para los próximos cinco años. Por contra, tan sólo el 1% de los encuestados afirma tener ya un vehículo eléctrico, un dato muy reducido provocado por dos causas, según el informe: la falta de apoyo de los gobiernos y la falta de modelos interesantes por parte de los fabricantes.