El presidente ejecutivo de Volkswagen AG, Matthias Müller, presentó el pasado jueves las grandes líneas de una amplia reestructuración, en la que el grupo se compromete a incrementar los beneficios y potenciar los vehículos eléctricos y las nuevas tecnologías, además de acabar de resolver los problemas causados por el caso de las emisiones trucadas.

“Esa crisis en parte ha eclipsado lo que hemos alcanzado como grupo en los últimos años”, indicó Müller, antes de apuntar que hay mucho más que los diésel. De hecho, el dirigente avanzó que la compañía se está preparando la mayor transformación de su historia.

El objetivo de la firma es alcanzar los 8.000 millones de euros anuales de ahorro hasta 2025 y aumentar los márgenes de ganancia al 8%, desde el 6% del pasado curso.

Volkswagen, recordemos, consta de 12 marcas individuales. La más grande, la propia Volkswagen, genera cerca de la mitad de los ingresos de la compañía. Le siguen la marca de coches de lujo Audi y la de automóviles deportivos Porsche.