Bosch dispone de un stand de 2.400 metros cuadrados en Automechanika Frankfurt 2016, en el pabellón 9, donde son protagonistas el “Taller Conectado”, su interacción con otros servicios basados en la web y la aplicación de Realidad Aumentada a través de presentaciones de producto. En el marco del certamen, la compañía presenta su primer software “Connected Repair”, capaz de conectar los equipos de diagnosis de Bosch que se encuentren disponibles en el taller. Para ello, el profesional sólo tiene que introducir la matrícula respectiva del vehículo o el número de bastidor en la estación de trabajo que esté utilizando.

Para sucesivas citas de los talleres, ya no será necesaria ninguna identificación adicional. A través del número de la matrícula o del bastidor se tiene acceso a la historia completa del vehículo, incluyendo el acceso a todos los resultados de las diagnosis realizadas en cualquier estación de trabajo y en cualquier momento. Además, el software utiliza una innovadora identificación del vehículo que permite a los testers individuales poder complementar parámetros específicos del vehículo.

Por medio de un código de activación, el software se activa para la conexión de todo el taller, pudiendo emplearse en cualquiera de los ordenadores del centro. Bosch destaca que la información sobre el ciclo de vida del vehículo se puede guardar en el taller y acceder a ella desde cada estación de trabajo individual si fuera necesario. El uso de una interfaz estándar haría también posible la conexión con la mayoría de los sistemas de gestión del distribuidor.

Hasta el momento, los sistemas de Bosch se pueden conectar usando “Bosch Connected Repair” son la unidad para el servicio del aire acondicionado ACS 752, el paquete de software de taller Esitronic 2.0 / KTS 5xx, los alineadores de ruedas FWA 9000 y 4630 FWA, y el analizador de sistemas FSA 500. Desde la compañía anuncian que, a finales de año, se habrán integrado el analizador de sistemas FSA 7xx, el comprobador de faros HTD 815 y el analizador de emisiones BEA 750 y BEA PC DE.

Realidad Aumentada

Por otro lado, la Realidad Aumentada también tiene una posición predominante entre las novedades de Bosch en Automechanika. Dirigiendo la cámara del dispositivo hacia el vehículo, la información adicional requerida se integra en la imagen real obtenida desde una tablet o unas gafas inteligentes, que puede incluir desde textos explicativos e instrucciones, manuales o diagramas de circuitos, hasta objetos tridimensionales o fotos y vídeos. Se pueden mostrar, incluso, componentes ocultos o mazos de cables. El tiempo necesario para realizar tareas sofisticadas de reparación puede reducirse entre un 10% y un 15%.

Para crear aplicaciones eficientes de Realidad Aumentada, Bosch creó la “Common Augmented Reality Platform” (CAP) o Plataforma Común de Realidad Aumentada, que permite la integración rápida y fácil de contenidos digitales y visuales, por ejemplo, en la documentación técnica. Este sistema multiplataforma funciona independientemente de las tecnologías de alineación y renderización específicas. Bosch asume que, para el año 2018, los primeros talleres ya estarán trabajando con este tipo de aplicaciones.

Además de equipos de diagnosis de última generación tales como el KTS 560 / 590 y el comprobador digital de faros HTD 815, en el stand Bosch de Automechanika acoge, asimismo, otros productos destacados como la batería de litio para motos M Li-ion y los equipos para la calibración de los sistemas de ayuda a la conducción (DAS 1000). También se presentan las nuevas soluciones telemáticas conectadas para pymes que estarán disponibles para los clientes del taller.