Motul presenta cuatro aditivos para mantener los circuitos de alimentación, combustión y filtros de partículas. La obligación de tener que pasar por una revisión técnica (ITV) de forma periódica hace que el mantenimiento preventivo sea aún más necesario. “La progresiva generación de suciedad en el sistema producida por el uso habitual del vehículo provoca ineficiencias sin apenas darnos cuenta”, aseguran desde Motul. “Solo a través de algunos síntomas bien definidos podemos reaccionar como la pérdida de potencia, el alto consumo de combustible, alto consumo de aceite o excesivo humo en el escape”.

“Centramos nuestros esfuerzos en la formulación de productos que reduzcan las emisiones de CO2 y NOx para contribuir en la mejora del medio ambiente”, afirma Ferran Carreras, director general de Motul Ibérica. “Debido al perfil de nuestro parque circulante, es necesario el desarrollo de productos que ayuden a los vehículos a mantenerse en las mejores condiciones posibles durante más tiempo”.

Con un tratamiento preventivo adecuado, el circuito de alimentación puede tener una mayor vida útil, ofreciendo un incremento en el rendimiento de trabajo, además de preservar los dispositivos descontaminantes del sistema de escape como catalizadores, válvulas EGR, filtros de partículas de gasolina (GPF) o los DPF en el caso del diésel.

  • Motul Fuel System Clean y Diesel System Clean limpia todo el circuito de alimentación eliminando la contaminación producida durante el funcionamiento del vehículo. También mejora el rendimiento del motor, reduciendo las emisiones de CO2 y NOx y prolongando la vida útil del circuito de alimentación, y ofrece una mejor compresión que ayudará a mejorar el trabajo del motor.
  • Fuel System Clean limpia, eliminando todo tipo de residuos del sistema de combustión gasolina, desde el mismo depósito de combustible. Previene la formación de barnices y gomas a lo largo del circuito, producto de la degradación de la propia gasolina y que dificultan el flujo abundante de la gasolina. Libera los depósitos en los inyectores que hacen la inyección menos eficiente y homogeniza el agua con la gasolina que evitarán dificultades de arranque, pérdida de potencia, un funcionamiento brusco del motor y una respuesta inadecuada del acelerador.
  • Diesel System Clean elimina toda la contaminación acumulada en el sistema disolviéndola en el combustible. Integra los barnices y gomas de gasoil degradado en el flujo del combustible, perfectamente disueltos, permitiendo que pasen a través de los filtros junto con el gasoil y se incineren durante el proceso de combustión. Homogeniza las gotas de agua que se acumulan en el depósito de gasoil, que son perjudiciales para los ajustados sistemas de inyección electrónica directa, además de generar una capa de gel en la conocida “fase acuosa” bloqueando los filtros de combustible. También disuelve los residuos sólidos en los inyectores, que se forman con la alta temperatura de la combustión en las boquillas, haciendo perder efectividad en la formación del spray correcto para una inyección eficiente.
  • Valve & Injector Clean específico para los motores de gasolina, limpia eliminando todo tipo de residuos del sistema de combustión, desde la zona de válvulas de admisión y los inyectores, pasando por todo el circuito incluyendo los aforadores, bombas, filtros y sensores. Ayuda a mejorar el rendimiento del motor y proporciona un proceso de combustión potente y estable, que permite la reducción de emisiones gases y del consumo de carburante y aceite. Valve & Injector Clean ayuda a prolongar la vida del motor asegurando la recuperación de las prestaciones originales del motor. Fuel System Clean ha estado formulado para todos los vehículos de gasolina con motores de 2T y 4T, ya sean de inyección o carburación. Mientras que el Diesel System Clean es apto para todos los motores diésel.
  • Motul DPF Clean ofrece una solución tanto preventiva como curativa que va a evitar en el futuro tener que realizar determinadas operaciones de reparación y que permitirán al vehículo funcionar de forma correcta, ayudando al sistema a quemar los residuos de carbonilla que se han acumulado en el filtro de partículas (DPF) de los motores diésel, sin producir emisiones nocivas ni obligar a trabajar al motor con temperaturas excesivas en el proceso de regeneración.
  • DPF Clean mantiene limpio el DPF, a pesar de un uso del vehículo en zonas de fuertes restricciones de velocidad, y ayuda a retirar el aviso de avería del tablero de mando, por el bloqueo del DPF usándolo como tratamiento de choque. Su uso mejora las prestaciones de potencia del motor, conserva limpio y en buen estado el DPF, reduciendo el consumo de combustible facilitando la salida de los humos de escape de forma más libre. El vehículo recobrará los valores de emisiones a los parámetros de origen por el particular sistema de funcionamientos de Motul DPF Clean: su combustión sustituye el CO2 por la emisión de agua (H2O).

Todos los productos, gracias a su aplicativo, se agregan directamente en los depósitos de combustible antes de repostar o con el depósito medio lleno o totalmente lleno. Es recomendable la aplicación de los aditivos cada seis meses.