El parque mundial de automóviles eléctricos ha pasado de 17.000 unidades en 2010 a las 7,2 millones de 2019, número que continuará creciendo en los próximos años. Aunque los vehículos eléctricos no tienen un motor de combustión, aún requieren piezas de refrigeración para enfriar la batería y la electrónica de potencia.

NRF sigue de cerca estos desarrollos, teniendo en cuenta que todos los vehículos eléctricos están equipados con un sistema de aire acondicionado, por lo que necesitan las piezas de climatización. La compañía quiere ser un proveedor integral ofreciendo una gama completa, motivo por el cual presenta ahora una gama especial de piezas de recambio para vehículos eléctricos e híbridos.

La gama, que supera las 500 referencias, incluye, por ejemplo, radiador y condensador para Tesla Model S, condensador para Tesla Model 3, refrigerador de aceite de transmisión para un BMW i8 y ventilador de radiador para Nissan Leaf.