Las pastillas de freno HybriX de Metelli Group, avaladas por sus más de tres años en el mercado, están fabricadas con una mezcla única que garantiza prestaciones tanto en los vehículos tradicionales como en los de última generación con motores eléctricos e híbridos. Para estos últimos, la gama se compone de unas 140 referencias, que cubren 96 modelos diferentes, de los que, sólo en Europa, hay un parque circulante de 1,5 millones de vehículos y, en Estados Unidos, de 2,3 millones.

La compañía dispone de pastillas para los principales vehículos híbridos, entre los que destacan Toyota Yaris, CH-R, Rav4, Suzuki Swift, Lexus UX, Hyundai Ioniq, Kia Niro, Honda Cr-z, Audi A6. En vehículos eléctricos, el catálogo ofrece pastillas para Tesla Model S, Model X, Nissan Leaf, Smart Fortwo, Renault Zoe, Bmw i3, Hyundai Kona, Peugeot Ion, Citroen C-Zero, Mitsubishi MiEV.

Desde el punto de vista técnico, las pastillas para vehículos eléctricos e híbridos deben tener determinadas características de construcción y garantizar ciertas prestaciones:

  • Ser silenciosas. El motor no cubre el ruido. Gracias a sus bancos de prueba, Metelli realiza los ensayos de ruido utilizando micrófonos especiales, que permiten medir el nivel de ruido e intervenir para eliminarlo.
  • Respetar el medio ambiente. No deben contener cobre ni otros materiales nocivos. Las pastillas HybriX han obtenido la certificación de NSF con las tres hojas para toda su gama, que garantiza que están completamente libres de cobre, material nocivo para el hombre y para el medio ambiente.
  • Altas prestaciones. Los vehículos eléctricos recuperan energía durante la frenada. Y, en los casos de emergencia, lo más normal es que los frenos se utilicen en frío. Por eso, es muy importante contar con un material que mantenga las prestaciones incluso con temperaturas de funcionamiento más bajas de lo normal. Los vehículos eléctricos aceleran más rápidamente, así que podría ser necesario frenar con más frecuencia y con mayores diferencias de velocidad. Por lo que es importante, según Metellim que los materiales sean estables a altas temperaturas temperatures.
  • Propensión limitada a la corrosión. En los vehículos híbridos o eléctricos, el sistema de frenos se utiliza menos porque cuentan con frenos regenerativos. Esto podría causar problemas de corrosión/oxidación del material de fricción, ya que la pastilla de freno no se limpia con la acción abrasiva del disco. Es fundamental garantizar que el material de fricción tenga una menor propensión a la corrosión y, para ello, se utilizan protectores y se reduce el contenido de algunos metales propensos a la oxidación.