Los propietarios del nuevo vehículo eléctrico ID.3 de Volkswagen pueden beneficiarse de diferentes tecnologías, incluida la suspensión semiactiva avanzada de DRiV que detecta y se adapta a las condiciones cambiantes de la carretera para una conducción más controlada y cómoda.

El modelo ID.3 puede equiparse con una suspensión Semiactiva-Continuamente Variable con válvula externa (CVSAe), una de las distintas tecnologías de suspensión electrónica disponibles a través del portfolio de Monroe Intelligent Suspension de DRiV. El sistema detecta y se adapta continuamente a las condiciones cambiantes de la carretera y de la conducción a través de cuatro amortiguadores controlados electrónicamente.

Una unidad de control electrónico (ECU) procesa varias entradas de sensor y controla la válvula electrónica en cada amortiguador. El conductor puede seleccionar el modo de conducción preferido, Confort o Sport, para experimentar las características de conducción y maniobrabilidad deseadas.

El ID.3 es el primer vehículo construido sobre la nueva plataforma modular totalmente eléctrica de Volkswagen. Diseñado para ser eficiente y asequible, ofrece una experiencia de “conductor conectado” en un paquete compacto que incluye controles activados por voz, una pantalla de "realidad aumentada" proyectada en el parabrisas, carga inalámbrica del terminal y espacio interior adicional.

La tecnología de suspensión CVSAe de DRiV se presenta en más de 40 modelos de vehículos populares.