El líquido de frenos es un fluido cuya función principal es permitir que la fuerza que se ejerce desde el pedal del freno sea transmitida hasta los cilindros de las ruedas, permitiendo una frenada efectiva. Debe mantenerse en buen estado y para ello debemos cambiarlo con frecuencia. Normalmente, el líquido de frenos se debe cambiar cada 2 años, pero esta periodicidad siempre dependerá de lo que marque el fabricante y del uso que hagamos del vehículo.

Si se ignora esta norma

  • Puede absorber humedad y su efectividad se reduce drásticamente
  • Se promueve la corrosión y el deterioro prematuro de los componentes del freno (bomba de freno, latiguillos, ABS…)
  • Se disminuye la seguridad y se reduce la potencia de frenada
  • Al pisar el pedal de freno, éste se nota esponjoso y aumenta la distancia de parada

¿Qué se comprueba en el líquido de frenos?

En una frenada de emergencia cada centímetro cuenta, por lo que es de vital importancia revisar el estado del líquido de frenos y comprobar su nivel periódicamente.

  • Nivel. El nivel del líquido de frenos debe situarse, siempre, entre las dos marcas de “Mínimo” y “Máximo” del depósito
  • Color. El color del líquido de frenos debe ser amarillo transparente. Si el líquido se oscurece debe sustituirse
  • Punto de ebullición. Uno de los principales factores que debemos revisar con frecuencia es el punto de ebullición, ya que cuanto más alto sea el calor generado y más alta la temperatura que alcanza el líquido de frenos, más fácil será que entre en ebullición, provocando la aparición de burbujas que disminuyen la efectividad de la frenada . Se debe comprobar el punto de ebullición del líquido de frenos, al menos una vez al año.

¿Cuáles son los principales tipos de líquido de frenos?

  • DOT 3. En esta categoría se encuentran los líquidos de freno más comunes y económicos. Tienden a ser líquidos con una viscosidad cercana a 1500 cSt (Stokes – unidad de viscosidad cinemática) y cuentan con un punto de ebullición seco de 205º C y uno húmedo de 140º C
  • DOT 4. Líquidos con sistemas de seguridad tipo ABS o ESP. Suelen tener un tiempo de vida más largo gracias a los aditivos para combatir la humedad. Tienen un viscosidad cercana a los 1.800 cSt y cuentan con un punto de ebullición seco de 230º C y uno húmedo de 155º C
  • DOT 5. Son los líquidos con un punto de ebullición seco de 260° C y uno húmedo cercano a la los 175° C y se usan en los vehículos cuyo sistema demanda un líquido con base sintética. Esto hace que un DOT 5 no pueda mezclarse nunca con un DOT 3 o un DOT 4
  • DOT 5.1. Corresponde a los líquidos de frenos que se usan en los vehículos con sistemas modernos y aunque su base es mineral, tienen mejores propiedades químicas para absorber la humedad. Cuentan con un punto de ebullición en seco superior a los 270° C y un punto húmedo de 180°, con una viscosidad inferior a los 900 cSt