Las estrecheces económicas han multiplicado las compras de vehículos de segunda mano con respecto a los que están por estrenar, según la plataforma internacional AutoScout24. Así, si en 2007 la venta de coche nuevo y de ocasión estaba casi a la par, en la actualidad este último representa ya prácticamente el doble, según datos de Ganvam. Una distancia que podría ser más abultada si no llega a ser por las distintas ediciones del Plan PIVE que incentiva solo la compra de nuevos.

Además, el contexto económico también determina el vehículo de ocasión más demandado. En concreto, si antes de la crisis la media de edad estaba en los cinco años, ahora ronda los siete años y medio. El motivo no es otro que el incremento de la demanda de vehículos "mileuristas", más económicos y con más facilidades de pago, incluso al contado, que superan fácilmente los 100.000 kilómetros de media.
De hecho, esa hipersensibilidad al precio motivó que el importe de los coches de ocasión cayera un 10% entre 2007 y 2012, según el 'Observatorio Europeo de Precios' de AutoScout24. Sin embargo, a partir de los primeros signos de mejora económica, los precios recuperaron posiciones hasta cerrar 2014 en una media de 13.230 euros, un 7% más que durante los años más duros de la crisis. Y es que el conductor, ante una mejor perspectiva económica, pone sus miras en los coches seminuevos o jóvenes, y empieza a dejar de lado la opción más barata.