La web del ahorro Kelisto.es ha analizado el aumento de precio de las pólizas de seguros de coche cuando el asegurado sufre un siniestro y ha llegado a la conclusión que el precio del seguro puede incrementarse hasta un 60% tras presentar un parte de responsabilidad civil y hasta un 17%si el parte es de daños, lo que supone un aumento de 500 euros sobre el precio medio de una póliza todo riego en el primer caso y de 160 euros en la misma prima en el segundo.

Estas cifras suponen un importante incremento en los ingresos de las aseguradoras si se tiene en cuenta que, según datos de ICEA (Investigación Corporativa entre Entidades Aseguradoras), en 2012 se contabilizaron más de nueve millones de partes en España.

La mayoría de las compañías del sector del seguro de coche no facilitan información sobre su sistema de penalizaciones a través del condicionado, su web o de su servicio de atención al cliente. Esto complica que el cliente pueda conocer en qué medida se incrementará el precio de su póliza si tiene un siniestro.

Para Ysabel Marques, directora general ddjunta de Kelisto.es, "las compañías deben facilitar no sólo el precio inicial de la póliza sino también cómo evolucionará ese precio en el futuro, teniendo en cuenta que el incremento puede alcanzar el 60% y que, en muchos casos, el contrato se renueva de forma automática".

Kelisto.es denuncia la opacidad del sector asegurador en esta materia, que afecta directamente a la economía del consumidor, y la escasa o nula información que éste recibe sobre el sistema de penalizaciones de las compañías antes de firmar la póliza.

Según Javier Fernández, director de Comunicación de la patronal del seguro, Unespa, "cada entidad tiene su propia política comercial y decide cómo configura sus productos, qué coberturas incluye y a qué precio".

El 82,3% de las compañías que venden seguros en España están adheridas a la Guía de transparencia del Seguro de Automóvil, que regula cómo debe ser la información previa que se facilita al cliente. Sin embargo, en ella no se hace referencia a este tema, que forma parte de la estrategia de cada aseguradora.

Además, cada compañía establece sus propios criterios y, por ello, el incremento en la tarifa también varía. De este modo, un cliente con un seguro a todo riesgo sin franquicia, con una prima de 940 euros anuales, que dé un parte de responsabilidad civil voluntaria durante su primer año en la compañía, sufrirá un incremento en la póliza de entre un 15-60% en función de la entidad en la que contrate su seguro.