Las ventas de automóviles cerraron el mes de diciembre con un volumen de 61.500 unidades, lo que supone un aumento del 20% respecto al mismo mes de 2012.

Así pues, el mercado automovilístico nacional concluye 2013 con 723.700 matriculaciones, cifra superior en un 3,5% a la contabilizada en el ejercicio precedente y que representa el primer aumento anual desde 2010.

No obstante, se trata de un dato que dista mucho de los 1,2 ó 1,3 millones de unidades que le corresponderían a España por renta per cápita y por población.

Las mismas fuentes remarcaron que el crecimiento de las matriculaciones de turismos y todoterrenos en 2013 se sustenta en el impulso que han generado los planes Pive y Pima Aire de incentivos a la adquisición de vehículos.

La evolución para el próximo año dependerá de la continuidad de estos programas y de la esperada recuperación económica.