El estudio 'Análisis DAFO de la posventa', presentado por la consultora experta en siniestros Audatex durante el XXII Congreso Nacional de la Distribución de la Automoción, vaticina que en 2017 el 65% del parque estará compuesto por vehículo mileuristas, que únicamente aportarán la mitad de los ingresos de posventa, debido a su imparable proceso de envejecimiento, que se intensificará en los próximos años.

Por tanto, de cumplirse este pronóstico, la situación del mercado será totalmente distinta a la que existía en 2007, antes del estallido de la crisis, cuando los vehículos de más de diez años sólo suponían el 33% del parque.

Audatex señala, en este sentido, que la evolución actual del mercado apunta inexorablemente a este panorama, debido a un volumen de matriculaciones todavía bajo en relación con el tamaño de la economía y a un mercado de ocasión con un peso muy elevado de los vehículos mileuristas (49%).

En su informe, la consultora apunta a 2017 como el "año del cambio", en el que tocará fondo el deterioro del parque. Será entonces cuando se prevé que 16 millones de vehículos sobrepasen la barrera de los diez años, un volumen cuatro veces superior a los de cinco años o menos, lo que supondrá el mayor diferencial registrado nunca entre ambos segmentos de automóviles.

En este horizonte a cuatro años, Audatex fija un claro punto de inflexión, ya que se producirá una recuperación real de las ventas y un incremento del parque de vehículos, que impulsará la rentabilidad del servicio posventa de los concesionarios que suelen concentrar las reparaciones de los vehículos de corta edad.

Para Audatex, en 2017 la facturación de las reparaciones procedentes de los vehículos de menos de cinco años, que es la que más rentabilidad aporta a los talleres, se estancará respecto a la actual del 32%, lo que supone un descenso de 14 puntos desde 2007, cuando se situaba en el 46%.