El reconocido software Bosch ESI[tronic] 2.0 ayuda a los talleres en las tareas relacionadas con la diagnosis y reparación de vehículos, proporcionando valores teóricos de comprobación, así como las correspondientes instrucciones para la solución de averías y su reparación.

 

Hasta ahora, más de 70.000 talleres de automóviles en más de 100 países utilizan el software Bosch ESI[tronic]. Se trata de un software de referencia en el mercado para talleres independientes de Europa. Gracias a las actualizaciones regulares, los datos de reparación para casi todo tipo de vehículos están en todo momento disponibles para los talleres suscritos al sistema.

Mediante los módulos 'ESI[tronic] Truck' y 'ESI[tronic] Bike', Bosch proporciona también soporte técnico completo para los requerimientos técnicos específicos de los talleres de vehículos industriales y vehículos de dos ruedas. En las últimas actualizaciones del software ESI[tronic], Bosch ha implementado diversas mejoras adicionales de fácil uso.

La identificación del vehículo se puede hacer, por ejemplo, mediante el correspondiente número de bastidor (VIN). Una vez que el vehículo ha sido identificado en el sistema, el software ESI[tronic] muestra al mecánico en la pantalla del equipo todos los datos y la información necesaria para el análisis o reparación a realizar.

Los intervalos de revisiones o de servicios programados, por ejemplo, están directamente unidos a los procesos de diagnosis y al reseteo del indicador de intervalo de servicio en la respectiva unidad de control.

La vinculación directa entre los valores teóricos y reales es otra novedad incluida en la nueva versión 2.0. Esto permite que con un solo 'clic' el mecánico pueda comparar los valores reales medidos con los valores teóricos correspondientes.

Por otra parte, al introducir cualquier código de error, el sistema lleva directamente al mecánico a la función de diagnosis correspondiente con las instrucciones concretas para su reparación. ESI[tronic] registra automáticamente todos los pasos realizados durante la diagnosis, de forma que se puede imprimir el protocolo para conocimiento del cliente.

De la misma manera, los valores registrados durante una prueba de conducción pueden ser reproducidos posteriormente y reconstruidos en el taller.