Los infladores de airbag frontal del pasajero de los Toyota Corolla, Avensis, Yaris y Verso, fabricados entre el 2003 y el 2011, podrían haber sido ensamblados con láminas propelentes incorrectamente fabricadas, que podrían causar que se rompiera el inflador y que, en caso de accidente, el airbag no se desplegara adecuadamente.

De acuerdo a una red de alerta (Nº: CCAA-238/2017) de Aecosan, Toyota España ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Comunidad de Madrid el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios de los vehículos afectados para que acudan al taller y, en caso de ser necesario, sustituir el inflador del airbag frontal del pasajero.