Toyota Motor Corporation y Chubu Electric Power han llegado a un acuerdo para poner en marcha un proyecto de verificación, que conlleva la construcción de un Sistema de Baterías de Almacenamiento ('Storage Battery System') de gran capacidad, para reutilizar baterías de vehículos electrificados y reciclar las baterías usadas.

En virtud del acuerdo, ambas compañías esperan reutilizar las baterías recogidas de los vehículos electrificados fabricados por Toyota como sistemas de baterías de almacenamiento. Al combinarse en grandes cantidades, las baterías usadas, incluso con una capacidad reducida, pueden ser reutilizadas para introducir ajustes en la oferta y la demanda energéticas, gestionar las fluctuaciones de frecuencia y gestionar las fluctuaciones de voltaje en los sistemas de distribución, todos ellos factores paralelos a la introducción generalizada de las energías renovables.

Durante el ejercicio 2018, Chubu Electric Power y Toyota empezarán a trabajar en la verificación del Sistema de Almacenamiento de Baterías. En función de los resultados de la prueba de verificación, las dos empresas esperan implantar una capacidad de generación eléctrica aproximada de 10.000 kW, equivalente a 10.000 baterías, de cara a 2020.

La fase inicial comprenderá el uso de baterías de niquel metalhidruro (NiHM), que se emplean actualmente en grandes cantidades, sobre todo en vehículos eléctricos híbridos. Hacia 2030, la previsión es incorporar también baterías de ión de litio de vehículos eléctricos y vehículos eléctricos híbridos enchufables.

Por otro lado, Toyota y Chubu Electric Power se plantearán el establecimiento de un mecanismo para reciclar baterías reutilizadas, recogiendo materiales como metales raros y reutilizándolos. Ambas empresas seguirán contribuyendo al desarrollo de Japón, de cara a la consecución de una sociedad baja en carbono donde se reciclen los recursos, a través de iniciativas como la comercialización de baterías reutilizadas y recicladas.

Actualmente, Toyota lleva a cabo un proceso de reciclaje de baterías en Europa mediante un sistema de logística inversa, de forma que los concesionarios de Toyota y Lexus reciben una nueva batería híbrida a cambio de entregar una usada. El proceso se lleva a cabo en virtud de los acuerdos, suscritos en 2011 y 2012, con la empresa francesa Société Nouvelle d'Affinage des Métaux (SNAM) para recuperar y reciclar las baterías de niquel metalhidruro (NiMh), que montan la mayoría de modelos de Toyota y Lexus, y la compañía belga Umicore, responsable reciclar las baterías de ión de litio (Li-ion) de Toyota Prius y Prius plug-in hybrid.

Toyota España gestiona el reciclaje de las baterías de los vehículos electrificados que comercializa en el mercado español bajo las marcas Toyota y Lexus a través de SNAM. Todas las baterías que utiliza la gama híbrida de Toyota y Lexus en España son reciclables y deben ser devueltas al final de su vida útil. Toyota España ha establecido un procedimiento específico para asegurar que las baterías se devuelvan correctamente, se lleva a cabo su manejo de forma segura, son preparadas adecuadamente para su transporte, son embaladas correctamente y se realizan prácticas de transporte responsables.