Neumáticos

​¿Sabías que tienes que sustituir la rueda de repuesto a los 8 años?

Euromaster alerta de que los 8 años son el umbral máximo de antigüedad, ya que el caucho, con el tiempo, se va deteriorando y agrietándose por la falta de uso y los cambios de temperatura
Neumaticos euromaster

Es habitual cuando llegan las vacaciones hacer una revisión de los neumáticos. Sin embargo, por regla general, se suele prestar atención a los cuatro que monta el vehículo, olvidándose de un quinto primordial: el de repuesto. Y aquí es importante que el conductor eche cuentas, ya que, si éste supera los 8 años de antigüedad, es imprescindible renovarlo, aunque no se haya utilizado, según Euromaster, especialista en el cuidado y mantenimiento integral del vehículo.


El riesgo aquí es, en caso de tener que utilizarlo, que aumenten las probabilidades de sufrir un reventón y su consecuente accidente, poniendo en peligro al propio conductor, a otros ocupantes del vehículo y a otros usuarios de la vía. Y es que los 8 años son el umbral máximo de antigüedad, ya que el caucho, con el tiempo, se va deteriorando y agrietándose por la falta de uso y los cambios de temperatura.


No obstante, el conductor debe procurar el mantenimiento del neumático de repuesto cada año, por lo que es indispensable acudir al taller y revisar las presiones de las cinco cubiertas que lleva el vehículo. De hecho, de nada sirve poner mucho mimo en el mantenimiento del coche si olvidamos algunos elementos que, ante su falta de protagonismo, conducen al olvido, cuando nadie está a salvo de un pinchazo y de tener, por tanto, que sustituir la cubierta.


Por otra parte, Euromaster recuerda que no todos los vehículos llevan un neumático de repuesto, ya que en ocasiones tienen la llamada "rueda de galleta", más pequeña y con un kilometraje (unos 200 km) y velocidad (80 km/h) limitados, por lo que, en caso de tener que ponerla, el conductor debe ponerse en dirección a un taller para proceder a su sustitución.


Y la tercera casuística es que el vehículo no lleve ningún neumático de repuesto ni de "galleta". En tal caso, el conductor tiene a su disposición un kit para reparar el neumático, aunque es viable solo si el pinchazo es pequeño.


En cualquiera de las tres situaciones es fundamental llamar a la asistencia para asegurarnos de la correcta sustitución del neumático en caso de pinchazo y una posterior visita al taller antes de emprender cualquier otro largo desplazamiento.


No hay que olvidar, además, que, si el pinchazo se ha producido en parado o habiendo recorrido poca distancia, el neumático afectado es susceptible de ser reparado, para lo cual los talleres especialistas en neumático y mantenimiento son clave al contar con el servicio de reparación de cubiertas.


Hoy destacamos

Buscar en Posventa

Síguenos